No abras el baúl cuando llegues

No abras el baúl cuando llegues

Trabajo teatral de Gilberto Martínez Arango

Documental “En relieve”

Dirigido por Marta Isabel Hincapié Uribe

“Gilberto es capaz de convertir ese conocimiento científico en otro lenguaje. Lo nombra desde otro lugar; construye un universo dramático y lo representa dese las imágenes, desde las emociones, desde el arte. Encuentra una coherencia ética-estética extraordinaria donde qué decir es igual a cómo decirlo -contenido y forma en conjunción-.” Élmer Gaviria Rivera

Publicación de la Universidad de Antioquia. Facultad de Medicina. Serie Grandes Maestros

Ver publicación No abras el bául cuando llegues


Comentar

1 Comment to “No abras el baúl cuando llegues”

  1. Ben Hur C. dice:

    ¿Qué será esta conciencia de conciencia cuando actuamos? Me gustaría preguntar a Magda Meneses.
    Cordial saludo, a modo de recomendación para teatro No abras el baúl cuando llegues -Dramaturgia y Dirección General: Gilberto Martínez. Actuación: Magda Meneses.

    Mientras entran los espectadores, se escucha la canción <> de Rafael Hernández, cantada por Daniel Santos.
    Yo tengo ya la casita que tanto te prometí
    y llena de Margaritas, para ti, para mi.
    Sera un refugio de amores, será una cosa ideal
    y entre romances y flores formaremos nuestro hogar.
    De ser preguntado ¿como me parece la obra?
    -Fenomenal, será mi respuesta… pues encuentro para mi gozo teatral la actuación de la actriz Magda Meneses fenomenal.
    Y bien ¿Qué es un fenómeno?
    la palabra deriva del latín “phaenomĕnon” que a su vez proviene del griego “φαινόμενον” significa “apariencia, manifestación”
    Gracias a Magda puedo entender que un fenómeno teatral, no es más que la esencia verdadera de ciertos elementos de actuación que están “ocultos”-
    y su propósito es desvelar eso que se oculta como la esencia de su personaje, puede ser sorprendente, profundo, inesperado y, sin embargo, de alguna manera
    una visión teatral nunca es definitiva, la vida es siempre más complicada y ambigua que podemos expresar y en ella se encuentra la maravilla, la promesa y la fascinación de No abras el baúl cuando llegues.
    Pudiéramos rechazar igual/mente el dualismo de la apariencia y la esencia en la fenomenal actuación de Magda.
    Su apariencia no oculta la esencia, sino que por el contrario la revela: es la esencia.
    Como sabemos sobre el escenario la esencia de un personaje -es ya una virtud enraizada en las profundidades de ese existente <>
    Para entrar en la conmovedora recepción de la obra, debemos subrayar la imagen primigenia del trabajo teatral del maestro Gilberto Martínez, <>
    Documentar cómo fue escrita la obra, de cualquier manera que se emprenda conduce inevitable a reseñar el trabajo de la actriz, cautivando a su audiencia, obligandonos a explorar con ella todo el gesto dramático, si su personaje se desgarra en silencio, no basta con comprender que sufre, como ya he mencionado es preciso asimismo experimentar la materialidad del sufrimiento y soportar semejante dolor físico y moral -mucho después de haberlo comprendido, no con el pensamiento, lo que nos resultaría fácil desde nuestro asiento, sino con los ojos, los músculos, los nervios, esta templanza o estado de equilibrio emocional… El trabajo de actuación de Magda Meneses es un componente esencial de lo bello que no solo toca nuestras facultades de percepción teatral y pensamiento.
    De primer intento, así lo parece. El personaje es lo que se manifiesta y el ser de la actriz se manifiesta a su audiencia de alguna manera, puesto que podemos hablar de su actuación como fenomenal y de ella tenemos cierta comprensión. Así, No abras el baúl cuando llegues -El ser nos será develado por algunos medios de acceso inmediato: el hastío, la náusea, La náusea ese malestar del estómago que a menudo viene antes de vomitar.
    Entonces cómo sobrepasa la actriz, es decir como se puede ir más allá?
    Veámoslo más despacio.

    El montaje de esta obra -nos cuenta el maestro Gilberto Martínez- me llevó a indagar sobre los mitos que se ponen de manifiesto cada vez que se conoce un caso de violación como el que nos ocupa, y uno de los más relevantes, y por ende el más significativo, es aquel que se refiere al silencio de la víctima.
    Puesto que No abras el baúl cuando llegues -es todo sobre lo que sucede cuando los mundos y las psiquis chocan, este contacto emocional entre la actriz y su personaje deja a su audiencia experimentando una especie de angustia, cierto sentimiento oponiéndose a sí mismo -cuyo fervor el cruel suplicio aviva- dira Baudelaire, Consumiendo el odio y la pasión.
    La protagonista se acuerda de algo y va de nuevo al baúl; mira su vestido de colegiala y se lo pone. Cierra el baúl y gira alegremente. Se detiene. Su mano en el bolsillo ha encontrado su cajita de música; la saca y, girando la manivela de la misma, va hacia la mesita. Escucha…
    Así, su aparición de personaje que es finita, se indica a sí misma en su finitud, pero exige a la vez, para ser captada como
    aparición-de-lo-que-aparece, ser trascendencia hacia el infinito. Esta oposición nueva, la de «lo infinito y lo
    finito», o, mejor, de «lo infinito en lo finito», reemplaza el dualismo sobre el escenario del ser y el aparecer: lo que aparece, en
    efecto, es sólo un aspecto del cuerpo lacerado, y el cuerpo lacerado está íntegramente en ese aspecto e íntegramente fuera de él.
    íntegramente dentro en cuanto se manifiesta en ese aspecto: se indica a sí mismo como la estructura de la
    aparición, que es a la vez la razón de No abras el baúl cuando llegues … Así, el «afuera» se opone nuevamente al «adentro», y el ser -que-no-aparece, a la aparición.
    Análogamente, una cierta «potencia» torna a habitar el personaje y le confiere su trascendencia misma: la
    potencia de ser desarrollado en una serie de apariciones reales o posibles.
    Por ejemplo -En personaje la actriz Magda Meneses, nos muestra una mujer frágil, aislada y expuesta a los elementos, que por consiguiente han comenzado a devastar su propio ser
    Voz en off:
    -por qué no sales de esa pieza!
    -Llevas dias y dias sin salir, sin hablar…!
    -Hija tu padre ya no quiere saber mas de ti!
    -Abre esa puerta, por amor de Dios!
    Inicia la salida para ir al área del dispensario médico
    El trabajo de actuación de Magda Meneses -insisto- es un componente esencial de lo bello que no solo toca nuestras facultades de percepción teatral y pensamiento, sino que es además una condición necesaria: si mi conciencia no fuera conciencia de ser conciencia de actriz – pudiera decirnos Magda- entonces seria conciencia de No abras el baúl cuando llegues sin tener conciencia
    de serlo, o, si se prefiere, una conciencia ignorante de sí misma, una conciencia inconsciente, lo que es absurdo. Es una condición suficiente: basta con que tenga yo conciencia de tener conciencia de su puesta en relieve -para que tenga efectivamente conciencia de ella. Esto no basta, por cierto, para permitirme afirmar que No abras el baúl cuando llegues existe en sí, pero sí que existe Para mí.
    BenHur Carmona, Dramaturgo -miembro de Latino Playwrights New york City.

Sus comentarios son importantes para nosotros