Homenaje al Maestro Gilberto Martínez

“Cuando yo muera no quiero tristeza, hagan una fiesta en la Casa del Teatro”. Gilberto Martínez

Los artistas son esos seres que vienen para irradiar y transformar los mundos y las realidades de quienes tienen la fortuna de disfrutar y comprender su arte, de compartir una escena con ellos. En ocasiones, pocas y sorpresivas, ese artista logra además crear vida por otros medios distintos a los del arte, y consigue actuar sobre los mundos de la política, la religión, la educación, la ciencia y la técnica. Ese hombre es el maestro Gilberto Martínez Arango (1934-2017), a cuya memoria y como homenaje estará dedicada la semana Internacional del Teatro, que tendrá lugar en los teatros de Medellín entre el 27 de marzo y el 2 de abril, organizada por Medellín en Escena, Ateneo Porfirio Barba Jacob y Casa del Teatro.

Actor, dramaturgo, director de teatro, poeta, médico cardiólogo y profesor universitario, Gilberto Martínez tuvo tiempo además de ser nadador olímpico, militante del Moir, secretario de educación de Medellín, promotor de la creación la Escuela Municipal de Teatro que después haría parte de la EPA y del Teatro Pablo Tobón Uribe, inventor de un método de enseñanza de las patologías cardiacas basado en la voz, el oído y el juego teatral (el método Rappaport que aún hoy se recuerda en la Facultad de Medicina de la Universidad de Antioquia), y fundador y director de la Corporación Casa del Teatro de Medellín que este 2017 celebra 30 años de labor artística.

Su principal legado, además de su obra dramática, narrativa y poética, así como su labor como profesor universitario durante casi cuarenta años, consiste en haber creado para Medellín una sala de teatro para ochenta personas en el barrio Prado, además de una dotada biblioteca que posee una de las colecciones especializadas en teatro más completa del país.

Su equipo de trabajo, sus familiares, allegados y amigos, le rendirán un sentido homenaje en el marco del día Internacional del Teatro, el próximo martes 28 de marzo a las 7:00 pm. en las instalaciones de Casa del Teatro, ubicada en la calle 59 Nº 50ª 25, teléfono: 2540397.

Programación Casa del Teatro Homenaje a Gilberto Martínez:

Lunes 27 de marzo – 7:30 p. m.
Obra No abras el baúl cuando llegues / Magda Meneses
Casa del Teatro de Medellín
Boletería: $12.000

Martes 28 de marzo – 7:00 p. m.
Homenaje a Gilberto Martínez
Casa del Teatro de Medellín
Entrada libre – Boletería en taquilla

Miércoles 29 de marzo – 5:00 p. m.
Homenaje a Gilberto Martínez
Teatro Universitario Camilo Torres Restrepo
Entrada libre – Boletería en taquilla

Jueves 30 de marzo – 7:30 p. m.
No abras el baúl cuando llegues / Magda Meneses
Casa del Teatro de Medellín
Boletería: $12.000

Viernes 31 de marzo – 7:30 p. m.
No abras el baúl cuando llegues / Magda Meneses
Casa del Teatro de Medellín
Boletería: $12.000

Sábado 1 de abril – 7:30 p. m.
No abras el baúl cuando llegues / Magda Meneses
Casa del Teatro de Medellín
Boletería: $12.000

Mayores informes:

Casa del Teatro de Medellín

Teléfono: 254 0397

Correo Electrónico: comunicaciones@casadelteatro.org.co


Comentar

1 Comment to “Homenaje al Maestro Gilberto Martínez”

  1. BEN HUR dice:

    LA CEREMONIA de Gilberto Martínez Arango- Actriz: Luisa Fernanda Vergara (Angelina Bianchini)- Directora General: Omaira Rodriguez.

    A continuación unas palabras a propósito de su puesta en escena en temporada Pequeño Teatro.

    El arte de Luisa Fernanda Vergara, que viene a ser en ‘La Ceremonia’ -Angelina Bianchini- dentro de mi palpita, Entre lo que veo y digo, entre lo que digo y callo, entre lo que callo y sueño, entre lo que sueño y olvido… lenta y tenaz, la tarde circular es ya bahía, todo es visible y todo es elusivo, Angelina Bianchini, paraíso clausurado, te deslizas entre el sí y el no, dices lo que callo, callas lo que digo, sueñas lo que olvido.
    Admirable Arte de Luisa Fernanda -que viene a ser de Angelina Binchini, el gesto, el paso, su entonación, el tono, la distancia, la sustancia, la luz- que aviva ‘La Ceremonia’ -poema dramático- bajo la profusión de su lenguaje externo.

    Su actitud siempre arriesgada, Luisa Fernanda llevándonos tan lejos que no queda espacio más que para presenciar su trabajo consagrado de admirable actriz.

    No es un decir: es un hacer. Es un hacer – que es un decir. “Me quiere mucho, poquito, nada. -Dice Angelina Bianchini- Me quiere mucho, poquito, nada. Me quiere mucho, poquito, nada. Me quiere…! Francesco, me quiere!
    La Ceremonia -poema dramático- se dice y se oye: es real, va y viene -entre lo que es y lo que no es. Teje reflejos y los desteje. Si Angelina Bianchni (Luisa Fernanda) sufre, experimentamos ese sufrimiento mucho después de haberlo comprendido, lo que en apariencia nos resultaría cómodo desde nuestra silla, pero atención, cuando experimentamos con los ojos, los músculos, los nervios, una pregunta nos asalta -¿cómo soportar el suplicio de Angelina Bianchini encerrada en un cuarto por 15 años?

    Angelina Bianchini, una mujer de familia emblemática de la ciudad de Bastia, en Córcega. En su juventud se enamora del Francesco -“hombre equivocado’- según su familia y Como parte del castigo la encierran durante 15 años en una habitación de la casa.

    “paredes…paredes…paredes. Paredes de la mansión Bianchini…Quince años blancas… blancura de la familia Bianchini, blancura del honor maldito…hay que ensuciar… ensuciar… -para que no enceguezca su blancura… blancas ventanas clausuradas… puertas blancas con llave… y el gran lecho blanco recordándome –la pureza de los Bianchini…”

    Sus ojos hablan, sus palabras miran, sus miradas piensan. Exponer un ‘signo’ hasta su fin no está al alcance de cual quiera actor. El buen actor da a entender, y ahí se mueve explorando -es sin embargo ahí donde Luisa Fernanda [angelina Bianchini] –nos seduce y nos obliga a explorar con ella toda la duración del gesto dramático.

    ¿Qué es el miedo a la muerte, a las tinieblas, al no ser, comparado con el miedo a ti misma? – De golpe parece preguntarnos la actriz Luisa Fernanda, pregunta desde lo más profundo de su personaje [Angelina Bianchini] – ¿existiría algún otro miedo? El tedio infinito de vivir y el hastío de las cosas que se hacen o no realidad…

    El espacio significativo no es una mera copia de la realidad,-interviene en nuestra conversación Omaira Rodríguez, Directora de ‘La Ceremonia’ – es por el contrario una realidad poética, que se crea en el juego de experimentación continua de los elementos que la componen. Es el espacio vacío que se carga de tensiones y pulsaciones, avances y retrocesos, en donde se involucran el objeto de la escena y el sujeto.

    “! Chatarra – Chatarra! (proclama Angelina como lo hace todas las noches) compro y vendo chatarra! – señoras y señores de Bastia – aquí viene la chatarra! – cómpreme esta señora, por el honor de la familia Bianchini.”
    Nuestro modo de concebir las cosas –ahora interviene en nuestra conversación el escritor de ‘La Ceremonia’ –Maestro Gilberto Martínez- nuestro modo de concebir las cosas depende de tantos condicionantes externos que pudiera escribirse la geografía de cada sufrimiento. Comenzaríamos por el matiz del ciclo y terminaríamos por la posición de una silla. Los arrabales Del pensamiento tienen tan-bien su propio sentido.

    El corazón y su redoble iracundo, el obscuro caballo de la sangre, caballo ciego caballo desbocado el carrusel nocturno la noria del terror, el grito contra el muro y la centella rota, Camino andado, camino desandado, el cuerpo a cuerpo con un pensamiento afilado la pena que interrogo cada día y no responde -la pena que no se aparta y cada noche me despierta la pena sin tamaño y sin nombre el alfiler y el párpado traspasado -el párpado del día mal vivido, la hora manchada la ternura escupida, risa loca y la puta mentira, la soledad y el mundo, el sol sobre la herida.

    El arte de Luisa Fernanda Vergara [Angelina Bianchini] Sobresale en ‘La ceremonia’ – al fundar su puesta en escena sobre la evidencia de una actuación inolvidable.

    ¡Aplausos & felicitaciones!
    BenHur Carmona

Sus comentarios son importantes para nosotros