El Culebrón

Rita, empleada del servicio doméstico en la casa de un señor entrado en años, aprovecha el día y la hora en que él le ha mandado a cocinar el alimento para su perrito mascota, para, en su delirio, planear su tan anhelada venganza contra la situación de servilismo a la que ha sido sometida. Juego perverso el de su espíritu que la lleva a convertirse en la propia titiritera de su vida calamitosa.

Nos mueve la necesidad de hacer visible lo invisible, la memoria de esas mujeres sometidas históricamente a situaciones de servidumbre, explotación y abuso dentro del espacio doméstico, en el marco de un dispositivo cultural e ideológico que las instrumentaliza, convirtiendo sus cuerpos en objeto para-otro, para el deseo, el goce, el servicio del otro, lo cual le resta a la mujer su carácter de sujeto para sí misma y no únicamente para otros, sujeto de su propio deseo, sujeto de derechos.

La obra recrea el momento en que Rita toma conciencia de su situación y toma la decisión de hacer algo para modificar el curso de su vida. Rita juega a ser el personaje del gobelino de Cleopatra, que su patrón tiene colgado en la sala de su casa. En este acontecer delirante, Rita se remonta a espacios ancestrales, como el de la madre campesina; espacios míticos como el del icono Cleopatra; espacios oníricos como el de su meditación sobre el loto, mientras juega con una serpiente que hierve en una olla y en la cocina de la casa y que, como en Cleopatra, se vuelve el objeto por el cual realiza su decisión final y que la reivindica como mujer y como sujeto para sí.

Dramaturgia y dirección: Fernando Zapata

Actuación: Tania Granda Vallejo

Temporada:

Octubre 18, 19, 20 / 7:30 p.m.

General $20.000 – Estudiantes, tercera edad y personas en situación de discapacidad $10.000

JUEVES 2X1


Comentar

Sus comentarios son importantes para nosotros